El mal de Chagas es más potente si la infección ocurre por vía oral

chipo gustavo y felix.jpgEl Nacional

Carolina Conde

SALUD El brote en Chacao fue un caso atípico de la afección
Cuatro pacientes continúan recluidos en el hospital Universitario de Caracas

Viernes 28 de Diciembre de 2007

Como si 1.000 chipos picasen a la vez, es el resultado de la ingesta vía oral del parásito Trypanosoma cruzi, causante del conocido mal de Chagas. Generalmente, los individuos no suelen infectarse de esta manera, pero existen algunos casos atípicos en los que ha sucedido, tal como ocurrió en la escuela Andrés Bello de Chacao.

Gustavo Benaim, profesor del Instituto de Biología Experimental de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela, explicó que lo común es que el parásito se transmita por vía sanguínea, producto de la picadura del chipo. “El Trypanosoma cruzi entra al organismo porque la persona se rasca mucho debido a la incomodidad que le produce la picada. Y es justo en ese momento cuando entran los parásitos al torrente sanguíneo”.

Casos de ingesta masiva de los parásitos del chipo se conocen muy pocos. El más sonado ocurrió en Curitiba, Brasil, en marzo de 2005, cuando un grupo de personas ingirió un jugo de caña contaminado con las heces de esos animales.

El caso de la escuela Andrés Bello de Chacao es bastante similar. Se presume que algún chipo infectado cayó en la olla donde se guardaban las guayabas para el jugo y al momento de su preparación el animal infectó el alimento.

“El problema con la ingesta del parásito está en que al ingresar al organismo toca muchas mucosas abiertas que le dan paso a una gran infección”, señaló el profesor.

Pica y no pica. Si bien es cierto que los chipos que se consiguen en Caracas están todos infectados con el parásito, no todos ellos pican al ser humano. La especie de chipo Panstrongylus genicula tus es la más común en la ciudad capital y sólo pica a rabipelados (y en algunos casos a niños recién nacidos). Sin embargo, está infectada.

“Existen otras dos especies que se consiguen en Venezuela que sí pican a los humanos: Triatoma infestans y Rhodnius prolixus. Lo importante es que con cualquiera de ellas un individuo puede infectarse de Chagas y sufrir sus consecuencias”, indicó.

Asesino silencioso. Félix Tapia, profesor del Instituto de Biomedicina de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, advirtió que la enfermedad presenta dos estadios: uno agudo y otro crónico.

Los días siguientes a la infección por el parásito en los que el paciente presenta los primeros síntomas por el mal de Chagas –que se pueden confundir con cualquier virus– son los propios de la fase aguda. Generalmente se tratan con algunos medicamentos que pueden acabar con la enfermedad en 80% de los casos.

“Para que una persona pase de la fase aguda a la crónica pueden pasar meses o años. Una persona se puede infectar hoy y morirse de un paro cardiaco 30 años más tarde”, destacó.

Para Benaim, el mal de Chagas es un asesino silencioso porque los pacientes que fallecen del corazón que no siempre se les adjudica a la enfermedad.

Chacao
Aún en el hospital

Continúan hospitalizadas en el hospital Universitario de Caracas cuatro personas por el brote de mal de Chagas en la escuela Andrés Bello de Chacao. Amando Martín, jefe de infectología infantil de ese centro asistencial, explicó que los cuatro niños que aún se encentran en el HUC no han sido dados de alta porque no han sido totalmente controlado los síntomas de riesgo, específicamente la miocarditis (agrandamiento del corazón). El resto de las 15 personas que fueron hospitalizadas en este centro de salud han iniciado los tratamientos necesarios que eviten que la enfermedad pase a un estado crónico y acuden a consulta regularmente. “Los tratamientos son largos. Duran entre 60 y 90 días. Pero estas personas afectadas no se pueden descuidar. Deben hacerse chequeos anuales porque la enfermedad podría regresar. Se han visto casos de personas que 30 o 40 años después presentan afecciones cardíacas”, indicó. Mientras tanto, en enero de 2008 se repetirán los exámenes serológicos a 809 personas, cuyas pruebas iniciales resultaron negativas, que pudieron verse afectadas por la ingesta del jugo contaminado por los parásitos del chipo y la enfermedad se habría mantenido oculta en sus organismos.

Deja un comentario