Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia. 16 | 04 | 2014

Vuelve el MCT : expectativas de los científicos

El sector científico arriba a su octavo Ministro; le toca ahora al internacionalista Jorge Arreaza, quien se venía desempeñando como ViceMinistro; esperamos que el tiempo de ajuste sea menor que el de sus predecesores (JJ. Montilla; Carlos Genatio; Yadira Córdova; Héctor Navarro; Noris Orihuela; Jesse Chacón y Ricardo Meléndez ). Fue con Jesse Chacón quien se desempeñaba en Comunicación que al ser nombrado Ministro se agregó el sector de Industrias Ligeras que luego se convirtieron en Intermedias. Fue este Ministro quien afirmara afirmar que la investigación que se hace en el país ha sido “un sistema que ha estado diseñado para resolver los problemas de países foráneos”, concretamente Francia, Suiza, Japón”.   Al unir la Industria con la Ciencia y la Tecnología afirmó (20/08/2009)  así que en poco tiempo, tres meses,  el Ministro afirmó “… hoy en Venezuela hacemos investigación, desarrollo e innovación; producimos prototipo, pero ese prototipo ahora queda conectado directamente a un mecanismo de expansión industrial en un solo trabajo dentro de un solo ministerio”. Chacón le dió mucha importancia a las relaciones industriales con Brasil, proponiendo un nuevo modelo cientifico e Industrial teniendo como mira al Brasil; pero salió pronto del despacho;  su relevo  Meléndez,  trató de impulsar la nueva industrialización, basada en los acuerdos para crear industria estatales con tecnología de China (VIT, por ejemplo) Portugal (las Canaimas), Irán (tractores, carros, autobuses) y pare de contar; se trata de una industrialización llave en mano, de ensamble de partes, ahora con proveedores distintos, pero la transferencia tecnológica poco o nada se la nombra, salvo últimamente en la planta de linea blanca a construir como parte del acuerdo con China. Arreaza retoma el mando del MCT, y se está a la expectativa de si conversara/dialogara/oirá a la comunidad de investigadores.  Después de todo, ese es el grupo que  para bien o para mal del actual gobierna es el que puede producir conocimiento y tecnología en el país. Esperaremos.  Andrea Small Carmona de El Nacional entrevista a varios investigadores recogiendo sus opiniones y expectativas ante la vuelta del MCT y el nuevo Ministro.

El Nacional,  Sábado 03 de Diciembre de 2011/Educación y Sociedad$4

CAMBIOS Aplauden separación de Industrias Intermedias

Investigadores esperan más diálogo con ministro

Científicos de varios centros quieren que se audite el presupuesto disponible para investigación y que no continúe la politización del sector

La cercanía personal del nuevo ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, con el presidente Hugo Chávez, de quien es yerno, no genera esperanza en miembros de la comunidad científica venezolana y defrauda las esperanzas de que con los cambios en algunos despachos se suavizara la politización de la ciencia.

Benjamín Scharifker, rector de la Universidad Metropolitana y ex presidente de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela, señaló que la extrema polarización política a la que ha estado sometido el país en los últimos años también ha tocado al sector ciencia y ese cambio, lejos de alivianar esa carga, podría intensificarla.

“La política oficial es utilizar la ciencia como un vehículo para radicalizar aún más la visión de país que tiene el presidente Chávez. Eso está mal porque deben entender que para que la ciencia funcione debe ser independiente”, apuntó.

Félix Tapia, coordinador del Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico de la Universidad Central de Venezuela, también se mostró preocupado porque la radicalización política en el ministerio afecte aún más la toma de decisiones entre el despacho del ministro y algunas instituciones suscritas a éste. “Cuando estaba Menéndez, uno de los problemas más graves es que no había quien tomara las decisiones ni había comunicación entre órganos como el Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e innovación y el Observatorio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, por ejemplo. A veces algunos de sus representantes declaraban algo y el ministro los desmentía después, porque sus ideas no concordaban. Así es muy difícil hacer ciencia”, expuso.

Lado positivo. Aunque las expectativas que tienen sobre el nuevo ministro de Ciencia y Tecnología no son demasiado positivas, los académicos sí destacaron que la separación de ese despacho del de Industrias Intermedias podría resultar beneficiosa.

“Creo que una de las debilidades de la gestión de Menéndez fue que se encargaba de muchas cosas y la ciencia no era prioridad. Se le prestó mucha más atención al sector industrial que a todo lo que estaba ocurriendo y cuáles eran las necesidades en cuanto a investigación científica tecnológica y los resultados que esa actividad está ofreciendo al país”, señaló Scharifker.

Tapia ofreció un consejo a Arreaza: “Converse con la academia. Eso fue algo que falto en la gestión de Menéndez y que se echó mucho de menos porque se tomaron varias decisiones trascendentales sin consultar a la gente que ha dedicado su vida a la ciencia en este país. La constitución del Programa de Estímulo a la Investigación es uno de esos asuntos que todavía requiere una discusión amplia. El satélite Simón Bolívar y el nuevo que quieren construir también son tópicos que necesitan un debate, porque incluso se excluyó a los expertos venezolanos de su construcción”.

Scharifker coincide con Tapia y agregó que es necesario auditar el presupuesto actual.

“La ciencia y la tecnología deberían ser considerados ejes transversales del desarrollo del país. Por un lado el Gobierno asegura que 2,65% del producto interno bruto se invierte en desarrollo científico y por otro, muchos creen que ese es un monto insuficiente.

Me parece que más allá de aumentar los recursos, que siempre es necesario, se debe hacer una revisión profunda de dónde está el dinero, cómo se ha invertido hasta ahora y cuáles han sido los resultados de esa apuesta”, dijo.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.